S&W Modelos 29 y 629: Un revólver “de película”

Texto y fotos de Luis Pérez de León

Ya les dijimos que en La Galería verían armas de todo tipo, unas veces por su importancia histórica y otras por su atractivo y belleza. En estas páginas no habrá demasiados datos técnicos, aunque sí la indiscutible erótica que puede demostrar el acero, y este imponente S&W (blanco o negro) es un buen ejemplo de ello.

Durante un tiempo se consideró al S&W 29 como “el revólver más potente del mundo”, y en realidad lo era entre los fabricados en serie, aunque existieran armas experimentales de cartuchos también “Wildcat” que superaran sus ya más que notables prestaciones. El cartucho, además de potente, se demostró muy preciso.

Los 29/629 han evolucionado en distintas variantes a lo largo de los años, pequeñas diferencias que supusieron la aparición de las “series” iniciadas con el 29-1, del año 1961. Quizás la más notable fue modificar el anclaje inicial del cañón: de roscado y asegurado por un pasador al armazón, pasó a estar embutido a presión.

El cartucho .44 Remington Magnum fue desarrollado por esa importante marca americana y presentado en 1955 para el S&W Modelo 29. Se basaba en el veterano .44 Special, pero con una vaina ligeramente alargada y sensible mayor potencia. Exactamente lo que sucedió en su día con el .357 Rem Mag en relación al .38 Special.

Según se extendía la difusión de la película de “Harry el Sucio”, la fábrica de Smith & Wesson confirmó no ser capaz de atender la demanda de los revólveres Modelo 29. La promoción aportada por el film se demostró sencillamente extraordinaria.

La excelente calidad de los S&W se aliaba con unas magníficas prestaciones balísticas aportadas por el cartucho .44 Rem Mag, y entre ellas la precisión que era capaz de ofrecer. Para ello el arma colaboraba con su ya habitual buen aparato de puntería, compuesto por alza micrométrica y punto de mira con contraste.

Aunque el Model 29 no se creó como arma policial o de defensa, las buenas características en cuanto a potencia, precisión y alcance, junto con modernas cargas y tipos de proyectil, favorecieron que fuera utilizado en algunos casos por agencias policiales o para defensa personal. Algo en lo que, de todos modos, seguramente influiría el “Inspector Harry Callahan” encarnado por el actor Clint Eastwood.

(Ver más en el nº 3 de Armas Internacional. Puede adquirir la revista , en formatos impreso o digital, desde la tienda OnLine