Por si alguien no lo sabe, Táser es una pistola que lanza a varios metros unos contactos eléctricos y que en muy buena parte del mundo emplean los policías para reducir, por su instantáneo efecto en el sistema nervioso, a individuos cuya violencia impide que puedan ser detenidos "manualmente", y con el fin de impedir también que generen daños a los agentes, a otras personas que pueda haber en el lugar o incluso a ellos mismos. Y esto porque muchas veces se encuentran bajo el efecto del alcohol o las drogas, y dispuestos a utilizar infinitos tipos de objetos o incluso armas contra quienes se les acerquen.

Y son muchos millones las intervenciones en las que se han empleado las Táser desde hace ya años por estamentos policiales de multitud de naciones, y aunque tienen detractores –como todo en este mundo–,
son extraordinariamente eficaces y SALVAN VIDAS, eliminando drásticamente la práctica totalidad de las veces que el delincuente, o peligroso presunto, pueda verse anulado por necesidad mediante las armas de
fuego o incluso lesionado por las defensas de los policías que no tienen otra posibilidad que impedir su acción.

01 portadaPero hay un detalle además que me parece de extraordinaria importancia según vemos se comportan los delincuentes, de todo tipo, con los agentes de la ley, y me refiero a que estos aparatos representan un medio
eficaz, y no letal, para "parar en seco" las amenazas y hasta provocaciones violentas que cada día se producen en mayor número y muchas con enorme peligrosidad. El "malo" sabe, al menos en nuestro país, que será casi imposible que el agente haga uso de su arma reglamentaria, incluso para defenderse, y estamos ya cansados –y muy cabreados– de conocer cómo estas acciones se repiten constantemente.

Creo que aun está en la mente de todos el suceso en el que un individuo, sin duda desequilibrado, atacaba literalmente a una agente del CNP cuchillo en mano, tratando sin la menor duda por lo visto en las imágenes, que han debido dar la vuelta al mundo, de acuchillarla en más de una ocasión. Por si fuera poco, ese era el primer día "de acción" directa que vivía esta agente en prácticas. Y vimos también que ella encañonaba repetidamente al delincuente (creo que aquí no cabe lo de "presunto"), reconociendo después de los hechos que no se atrevió a disparar por miedo a perder el trabajo, es decir, lamentable.

Es del todo lógico que pudiera sentir miedo al verse perseguida por un salvaje que pretendía apuñalarla, pero lo que ya resulta de verdad vergonzoso es que las normas y reglamentos estén planteados de tal forma que la policía no se atreva a defender su vida (y todo lo que con ella estaría defendiendo), porque tema perder su trabajo. Y la guinda del pastel es que el violento acabó siendo anulado mediante una bala del 9 Parabellum. ¿Qué hubiera sucedido si en esta acción se contara con una pistola Táser? Creo que seguramente el asesino en potencia hubiera sido anulado mediante la descarga eléctrica y el hecho concluido mediante la acción de los grilletes y el traslado a la comisaría. Pero no fue así, y pudo ser mucho peor. Lo curioso, lo indignante, es que las Táser están en uso por varios estamentos policiales en España, seguramente porque sus responsables profesionales y políticos ha comprendido que representan una ventaja, incluso sicológica, para actuar con mayor seguridad y eficacia. Y me pregunto por qué no es así para todos los agentes que tienen la obligación de defendernos, lo que supone además una necesidad para todos los ciudadanos.


Luis Pérez de León
Director