¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

 

CUIDADO

Quizá recuerden que el Editorial del mes pasado lo titulaba deseando un nuevo feliz año a “casi” todos, y lo cierto y lamentable ha sido que han bastado sólo unos días de enero para confirmar que hay gente, demasiada, que es imposible puedan merecer el menor deseo de felicidad.

Delincuentes y “gente mala” de muchos tipos han existido desde siempre y seguirá habiendo, pero a lo que estamos asistiendo desde hace un tiempo desde muchas partes del mundo (México, Nigeria, etc.), trasciende por completo de lo humanamente razonable. A veces la barbarie la mueve el dinero, pero está claro que en nuestro planeta se mantiene (y acrecienta) otro tipo de barbarie alentada desde fundamentalismos religiosos que siguen motivando “hasta la muerte” a demasiados millones de personas, y me refiero a los musulmanes extremistas para los que Las Cruzadas de hace mil años están muy lejos de haber acabado, y hasta nos amenazan directamente con “recuperar” España, que es la tierra de sus abuelos. Sobre lo que harían con los españoles puede bastar ver (si se es capaz de aguantarlo) algunos de los vídeos que ellos mismos se encargan de difundir, y que puede que debieran mostrarse incluso más, de forma que muchos “buenistas” insensatos tomarán conciencia real de hasta dónde puede llegar esta gente.

29 portadaPero volviendo a lo más próximo y tangible, cuando el nuevo año apenas despertaba, la muerte de un agente de policía (descanse en paz), literalmente asesinado en el Metro de Madrid por un individuo cargado de un amplio historial delictivo –que a todas luces no debería estar en la calle, y más aún ni siquiera debería estar en España–, ponía también de manifiesto cómo se están poniendo las cosas en el ambiente de muchos inmigrantes, ilegales además, por supuesto.

Sin embargo, la indignación por ese hecho iba a alcanzar pocos días después cotas todavía más increíbles, al conocer cómo juramentados yihadistas sembraban el terror y la muerte en París, demostrando de nuevo que su fanatismo y determinación van hasta mucho más allá del aprecio por su propia vida, pues queda claro que la de los demás sólo está para ser arrebatada sino comulgan con sus creencias religiosas.

Y todo esto que les comento, además de por todas las terribles circunstancias que implica, empezando por las propias victimas de estos salvajes, mucho me temo que lo vamos a seguir padeciendo. Los gobiernos tendrán que tomar medidas “proporcionales” (que seguro serán muy difíciles y hasta politicamente poco correctas de tomar), para combatir esa amenaza, que se comprueba trasciende ya hasta los hechos más espantosos.

Y si como seres humanos, y miembros de una sociedad occidental y moderna todo esto nos está afectando (y me temo que más nos va a afectar), cuando incluso algunos le unimos la mucho menos trascendente circunstancia de relacionarnos con el ambiente de las armas, ya sea por afición, deporte o profesión –y aunque seamos muchos millones sin ni siquiera salir de Europa–, lo cierto es que pienso nos va a beneficiar bien poco, y habrá quien seguramente intente aprovechar la situación para incrementar la presión sobre nuestro colectivo, lo que por otra parte no dejará de ser una buena noticia para los terroristas y delincuentes en general. Y es que seguro que tanto unos como otros prefieren que las armas “legales” sean cada vez menos.

Decía una periodista/analista días atrás en un coloquio televisivo, que había que empezar por presionar sobre la “venta de armas”, cosa con la que estoy totalmente de acuerdo si se refería al “tráfico ilegal” (que les aseguro es algo que nos perjudica enormemente a quienes no queremos serlo), pero que tal como lo dijo la referida señora sonaba bien distinto.
Más concreto fue nuestro ministro de AA.EE. en otra intervención televisiva, cuando le preguntaron cómo solucionaría él el problema de los yihadistas, a lo que respondió: “Eliminándolos”. Lo que por otra parte es lo mismo que quieren hacer ellos con nosotros, digo yo.

 

Luis Pérez de León
(Director)

 

 

 

 

 

 

Su compra

Carro vacío

tiendaonline 

ANUNCIODIGITALESATRASADOS

Galería de Anuncios

En esta ventana se reproducen los anuncios publicados recientemente en Armas Internacional, imágenes que también aparecen en Facebook/Twitter de nuestra revista, y en ambos casos sin ningún coste añadido para nuestros clientes. (Haga click para ampliar la imagen)

Buscar

Vídeos Armas Internacional

paypal

Tweets de Armas Internacional