¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

Número 20: Varias cosas importantes

Este mes no puedo quejarme por falta de temas que comentar con uste-
des. Y ya que el espacio siempre apremia en esta página, la primera será
una noƟ cia que además en francamente de las buenas.
Me refi ero al importante hecho que cristalizó cuando el aún ministro
de Agricultura, Miguel Arias Cañete, presidió la puesta en marcha ofi cial de
la Licencia Interautonómica de Caza, un acto al que asisƟ eron los presiden-
tes de Extremadura, José A. Monago, de CasƟ lla-La Mancha, Ma Dolores
de Cospedal; de la Comunidad de Madrid, Ignacio González; y de CasƟ lla y
León, Juan Vicente Herrera. Se cumple así una más que razonable aspiración
por la que muchos colecƟ vos de cazadores llevan Ɵ empo luchando y que, es-
peramos, sea seguida en breve por otras comunidades. Será una manera de
favorecer a ese también seriamente perjudicado sector que genera muchos
millones de euros y miles de puestos de trabajo, y con el que se demuestra
cuentan también las autoridades para proteger, controlar y salvaguardar
nuestra fauna y Naturaleza. En cualquier caso, unas páginas más adelante
Ɵ enen ampliada esta noƟ cia.
Otro tema a comentar se producía desde un terrible hecho de violencia en un
centro estudianƟ l de los EE.UU., en Pennsylvania esta vez, donde un joven de
dieciséis años armado de dos cuchillos hería a más de una veintena de sus com-
pañeros, sólo alguno de gravedad afortunadamente. Ya digo que el hecho es
espantoso, aunque pese a la enorme gravedad de la situación (que podría haber-
se saldado con un buen número de muertos), ya se ha demostrado que esta vez
todos los que aprovechan sucesos de este Ɵ po para arremeter contra la posesión
de armas “legales” por los ciudadanos, prácƟ camente no han abierto la boca. Y
es que seguramente en situaciones como ésta es imposible negar que “no mata
el arma, sino la mano que la empuña”. Al parecer los cuchillos empleados por
ese joven son absolutamente normales, lo que implica que también todos los
detractores de las armas Ɵ enen muchos así en sus propias casas. Seguramente
hasta a ellos mismos les habrá parecido absurdo plantear el control de los cuchi-
llos de cocina, aunque por si alguien no lo sabe aprovecho para decir que hace
un cuarto de siglo en España se planteó que punzones, destornilladores y otras
herramientas se vendieran con control gubernaƟ vo, aunque curiosa y absurda-
mente dejándose por el camino hoces, hachas, y cuchillos de uso domésƟ co. Y
una vez más: podrá quizás causar más vicƟ mas quien use una pistola, pero quien
está decidido a matar lo hará con un cuchillo, un palo o una piedra. Y basta echar
mano de las hemerotecas para demostrarlo.
Por úlƟ mo, si hace un par de meses desde esta página enviaba mi recuerdo, y
reconocimiento a la Guardia Civil, a causa de los ataques que estaba recibiendo
tras los sucesos producidos en Ceuta y Melilla con los inmigrantes ilegales, los
que se produjeron en Madrid tras la “Manifestación por la Dignidad”, me obligan
asimismo a expresar la máxima solidaridad con la Policía Nacional.
Creo que es sencillamente inadmisible que una serie de auténƟ cos salvajes (en-
tre los que se demuestra existen verdaderos “profesionales del moơ n urbano”),
generen semejante cáos en la calles de una ciudad, sea cual sea, permiƟ éndose-
les llegar a producir decenas de heridos entre los policías, y habiéndose demos-
trado que hubo incluso quien “intentó matar” a más de un agente.
Es un problema que no sólo atenta contra el respeto debido a las Fuerzas de Or-
den Público y hasta contra la integridad de sus miembros, sino que incluso tam-
bién sirve para perjudicar a todo nuestro colecƟ vo por la inseguridad que genera.
Por supuesto que la policía debe actuar de acuerdo a la ley, por supuesto que no
deben exisƟ r excesos. Pero más por supuesto todavía, que lo que no se puede
tolerar es que lleguen a no contar con lo medios (o la autorización) para defen-
derse. Doy por hecho que la policía Ɵ ene a la Ley de su lado, mientra los “otros”
Ɵ enen la fuerza de la sinrazón y la cobardía de las capuchas. Así que seguro que
somos muchos los que pensamos que, llegado el caso, venza la fuerza de la ley y
no la de los salvajes.

 

Luis Pérez de León

Su compra

Carro vacío

botonComprarRed

boton comprar index

Galería de Anuncios

En esta ventana se reproducen los anuncios publicados recientemente en Armas Internacional, imágenes que también aparecen en Facebook/Twitter de nuestra revista, y en ambos casos sin ningún coste añadido para nuestros clientes. (Haga click para ampliar la imagen)

Buscar

Vídeos Armas Internacional

paypal

Tweets de Armas Internacional