¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

Número 40: La primera del año

La primera del año

Con este Nº 40 de Ai entramos en el nuevo 2016, y la verdad es que temas no nos faltan para cubrir esta página. Cuando escribo estas líneas faltan cuatro días para que España afronte unas elecciones generales (las más reñidas según los expertos), con todo lo que tendrán que representar en los órdenes sociales, económicos, etc., en los próximos años. Pero debo ceñirme a las situaciones que más nos afectan como colectivo, por lo que no tengo más remedio que decir que hemos tenido “tiempos mejores”.

Se podría demostrar, desgraciadamente, que todo lo que se relaciona con las armas atraviesa un período de criminalización y persecución sólo comparable (como también demostrable), a las mentiras, demagogia y manipulación que se le imputan en la inmensa mayoría de las ocasiones.

Si hablamos de la caza (más de un millón de cazadores en España), somos asesinos irrecuperables y sólo pretendemos el fin de las especies. Pero resulta que a poco que “rasques” en el tema esos Salvadores de la Naturaleza, no tienen ni idea de lo que dicen, ni son tampoco capaces de entender que los primeros que no quieren que las especies se acaben son los que viven de su aprovechamiento cinegético.

40 portada¿Recuerdan la convulsión mundial por la caza del león Cecil en Zimbawue Faltó poco para que “ajusticiaran” al estadounidense que lo cazó, y el tema se difundió escandalizando a millones de personas, las mismas a las que luego se informó con mucho menos énfasis de que TODO lo hecho por el cazador fue LEGAL, y que si hubo alguien que actuó mal fueron sólo quienes le vendieron aquel trofeo de caza, precisamente en un país donde se cazan muchos leones con la mayor normalidad jurídica, aunque haya mucha gente que lo pasa fatal, y sin que todos esos adalides de la salvación planetaria les presten la menor atención.

Pero hay más, y peor, porque si nos tenemos que enfrentar a una terrible amenaza (mejor dicho realidad), terrorista –la que por desgracia creo está muy lejos de poder eliminarse–, hay quienes intentan convencer de que será bueno que a los ciudadanos “legales” se les confisquen sus armas, pues será algo positivo para combatir el terrorismo. Y parece que hasta lo dicen en serio.

Hace un par de meses comentaba el “desastre” demostrado en Australia tras adoptar medidas de ese tipo, con extraordinarios incrementos en los índices de la delincuencia. Y hace sólo unas semanas, inmediatamente después de los terribles atentados de París, ya hubo algunos “iluminados” en las altas instancias de la Unión Europea que aprovecharon la ocasión para cargar contra los usuarios documentados y cumplidores de la ley (como se puede confirmar en un 99% de las ocasiones), aunque han hecho un enorme ridículo al plantear sus argumentaciones por evidente falta de conocimiento y rigor sobre lo que decían.

Han detenido una enorme cantidad de personas en Francia, supuestamente relacionadas con el terrorismo islámico, a la vez que se han cerrado mezquitas en las que se han intervenido CIENTOS de armas DE GUERRA, y diría que ninguna tenía la correspondiente “guía de pertenencia”, ni tampoco sus “propietarios” las pertinentes licencias para su utilización. Y en EE.UU., otro terrible y reciente atentado costó muchos muertos y heridos, pero la propia Administración tardó días en reconocer aquel hecho como atentado yihadista, ya que pretendía calificarlo como “violencia laboral”, y aprovechando la circunstancia para proclamar que un mayor control en las armas servirá para combatir el terrorismo. Resultó vergonzoso para muchos y el Sr. Obama se está “llevando lo suyo” como es lógico. Nadie puede creer que esas medidas puedan ser las que perjudiquen a esos asesinos.

Resumiendo: llevo 40 años renovando licencias y se me hace absurdo pensar que si no tengo armas eso va a beneficiar que no haya atentados, ni coches bomba, ni cinturones explosivos... ni tantas cosas que se me pasan por la cabeza y ni siquiera me atrevo a decir. Pero mejor nos “ponemos las pilas” y nos unimos para hacer que 2016 sea mejor, que ya ven todo lo mucho que nos va en ello.

Y me despido deseando ¡Feliz Navidad y año nuevo!... no a todos, por supuesto.

Luis Pérez de León

Su compra

Carro vacío

botonComprarRed

boton comprar index

Galería de Anuncios

En esta ventana se reproducen los anuncios publicados recientemente en Armas Internacional, imágenes que también aparecen en Facebook/Twitter de nuestra revista, y en ambos casos sin ningún coste añadido para nuestros clientes. (Haga click para ampliar la imagen)

Buscar

Vídeos Armas Internacional

paypal

Tweets de Armas Internacional