¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

Número 49: ¿Para qué sirve un soldado?

Esta vez he de ser muy breve, aunque ni aun así el comentario va a caber en esta página. Pero no importa, esta vez no me importa.

Llegamos a Octubre, y a las puertas del otoño desde hace ya bastantes años en España se celebra nuestra "fiesta mayor", el día de nuestra Patrona, el día también que nos une a cientos de millones de personas relacionadas con la Hispanidad en el mundo, y es además el mes en que se celebra el Día de las Fuerzas Armadas; y ahí quería yo llegar.

Sin restarle un ápice de importancia a todas y cada una de las demás celebraciones, quiero desde aquí dedicar, en mi nombre, en el de todos los que hacemos esta revista (y creo no equivocarme al pensar que también en el de muchos de los que la leen), un sincero y sentido homenaje a todos esos profesionales –hombres y mujeres–, que visten un uniforme magnificado por banderas, emblemas y divisas, incluyendo por supuesto a las FF. y CC. de Seguridad del Estado, y a otras Policías.

Pienso, con la misma sinceridad, que están muy lejos de ser considerados y respetados como realmente se merecen por demasiados sectores de nuestra sociedad, lo que me parece desde lamentable a peligroso, y más como está el mundo… y como me temo que se va a poner. ¡Ojalá no!

49 portadaY como parece que hay demasiada gente (a mi entender al menos), que se cuestiona su cometido y hasta su existencia, voy a atreverme a reproducir un texto (que no obstante circula por numerosas páginas de Internet), redactado nada menos que por un Académico de la Lengua Castellana, escritor de fama y hasta experimentado en cuestiones de esta índole por haber sido corresponsal de guerra.

Y por supuesto que es todo un honor incluir su escrito en nuestro editorial, pues ya verán que se ajusta perfectamente a lo que les venía comentando, pero además con el rigor, la verdad y hasta la estimable chispa que sabe imprimir a su trabajo.

Es un gran amigo de otra persona a la que admiro con veneración, quien además me lo presentó personalmente (y ambos sabían bien de "nuestras revistas de armas"), y me refiero a un extraordinario artista al que seguro que también el Día de Las Fuerzas Armadas no le pasa desapercibido. Se llama Augusto Ferrer Dalmau, ya conocido en todo el mundo como "El Pintor de Batallas".

Así que si quieren conocer la opinión que más de uno tenemos sobre "Para qué vale un soldado", aprovechen la ocasión y disfruten de cómo expresa la suya Arturo Pérez Reverte, a quien además agradezco y felicito por su calidad y acierto en el manejo de las ideas y de nuestro idioma.
Y no dudo que todos recordarán el hecho al que este autor se refiere, cuando un terrorista intentó matar gente (como sabemos le mandan preceptos y superiores de su fanatismo), en un tren francés y dos soldados y otros civiles se lo impidieron. Pero mejor léanlo que merece la pena.

Luis Pérez de León

¿Para qué sirve un soldado?
Por Arturo Pérez Reverte

"Esta tarde me dejo caer por el bar de Lola. Y me hace una pregunta que está de actualidad: ¿Para qué sirve un soldado?
Le señalo el periódico que está encima de la barra, con la foto de los que le dieron estiba al terrata del Kalashnikov en el tren gabacho.
Entre otras cosas, un soldado sirve para eso -le digo.
Un soldado -añado- sirve para cosas malas, cuando quien lo manda es un canalla. Igual que un policía. Igual que casi todo.
Pero un soldado sirve también para cosas buenas. Sirve para cosas útiles, honrosas y dignas. Si quien lo dirige es honrado y digno.
Puesto que el que no existan soldados es utopía, en realidad para eso deberían servir siempre los soldados. Para cosas dignas.
Los soldados tienen mala prensa. El mundo ha cambiado. Pero de pronto, tatatachán, el mundo deja de ser ordenado y razonable. A veces.
O quizá, de pronto, la realidad irrumpe para poner en su sitio a tanto tonto del ciruelo y tanto demagogo cantamañanas.
Cuando todo se va al carajo, y a veces se va, los soldados (los de tu bando, claro) te sacan las castañas del fuego.
A fin de cuentas, bien mirado, son gente especial. Dispuesta a afrontar la mutilación y la muerte por poca paga, o por ninguna.
Voluntarios o profesionales, forzosos cuando les toca, lo cierto es que están listos para dejarse el pellejo donde otros no se lo dejan.
Sería ideal que no hicieran falta, claro. Pero de lo ideal a lo real hay mucho hijo de puta de por medio. Y mucha injusticia y mucha hambre.
Cuando el buenismo de los tontos y los ignorantes se estrella contra realidades, los soldados se vuelven útiles. Y hasta se les vitorea.
Hoy, por ejemplo, se vitorea a dos de ellos a los que tal vez ayer mismo se insultaba.
Hace dos días se evitó una matanza porque había dos soldados en un tren. Entrenados para luchar. Para matar (es su oficio) y que los maten.
Porque en el mundo real, cuando Disney se va al carajo, la gente mata y la matan. O para que no la maten. O mata para que no maten a otros.
Y la verdad. Prefiero que haya más gente dispuesta a matar y que la maten que esté de mi parte que de parte de los otros. Cuando hay otros.
Y ahora, señoras y señores, niños y niñas, hay otros. Quien no quiera ver que hay malos, y que están en plena forma, es un perfecto imbécil.
Esos dos soldados estaban adiestrados para reconocer el sonido de un Kalashnikov montándose. Y entrenados para atacar.
Y atacaron.
Atacaron de forma automática, sin pensarlo, por instinto de adiestramiento profesional. Técnicamente profesionales.
Se les unieron dos civiles. Soldados todos, en ese momento. Profesionales y voluntarios, juntos. Como ocurre en todas las guerras.
Esos dos soldados y esos voluntarios salvaron a la gente del tren.
De no haber estado ellos allí, hoy todos gimotearíamos sobre la terrible matanza. Velitas y tal. Yo soy Charlie y demás chorradas.
Ese día, en ese tren, esos dos soldados norteamericanos eran los nuestros. Y el del Kalashnikov era los otros. Los malos.
Así que me alegro de que, gracias a esos dos soldados y a esos dos civiles valientes, esa vez ganaran los buenos y perdieran los malos.
Por qué hay buenos o malos, ésa es otra historia. Pero no creo que sea lo que preocupaba en ese momento a los viajeros del tren.
Quedémonos sin soldados, que suena facha, e invirtamos en besos con lengua. Verán lo que nos reiremos todos con el del Kalashnikov.

Su compra

Carro vacío

botonComprarRed

boton comprar index

Galería de Anuncios

En esta ventana se reproducen los anuncios publicados recientemente en Armas Internacional, imágenes que también aparecen en Facebook/Twitter de nuestra revista, y en ambos casos sin ningún coste añadido para nuestros clientes. (Haga click para ampliar la imagen)

Buscar

Vídeos Armas Internacional

paypal

Tweets de Armas Internacional